¿ME SIENTO SEGURO?

La misma calma que demuestra en el campo de juego, Iker Casillas, portero titular del Real Madrid y de la selección española, la manifiesta en los nuevos comerciales que una aseguradora está proyectando en televisión. Los cuatro anuncios presentan a Casillas en diferentes situaciones 'peligrosas', como quedándose encerrado en un ascensor un con grupo de fans, subiéndose en taxi con un conductor con poca vista, siendo sometido a una sesión de acupuntura por un viejo de origen asiático poco fiable y dejando su coche a un aparcacoches 'falso'. Debería haberse incluido un quinto anuncio, una Entrevista de Trabajo.

Esta semana he estado realizando diversos procesos de selección para distintos perfiles relacionados con la docencia y el tercer sector. En mi otro papel de Técnico de Selección, he podido ver a candidatos que han demostrado reunir competencias como planificación, flexibilidad, innovación, trabajo en equipo, etc. Curiosamente he echado en falta una competencia no prevista inicialmente en el perfil de exigencias: la “Calma” en Entrevistas de Trabajo.

Pero ¿Por qué tememos a las entrevistas de trabajo? ¿cuáles son los motivos que nos generan ese nerviosismo? ¿qué razones explican que un profesional cualificado no muestre todo su potencial en una entrevista atenazado por los nervios?

Algunas de las razones que justifican esos comportamientos pueden ser:

1: “Te juegas mucho” (o mi penúltima esperanza). Este hecho que está relacionado con el valor que se le conceda al trabajo está claro. Pero ¿acaso no se juega mucho la organización encargada de incorporar a uno de los postulantes?. Si pudiéramos cuantificar económicamente las pérdidas de una empresa que incorpora a un profesional con un bajo rendimiento, nos llevaríamos las manos a la cabeza.

2: “Es el último obstáculo hacia el Empleo” (o como te sentirías si lanzaras un penalti en el último minuto): Verdaderamente el proceso es largo. Aún obviando todas las fases dirigidas a mejorar nuestra cualificación, debemos confeccionar un curriculum atractivo, registrarnos en las webs de empleo, visitar empresas, realizar contactos… y por fin, suena el teléfono, la entrevista. También es complicado el proceso de selección: análisis de detección de necesidades dentro de la Empresa, análisis del puesto de trabajo (con o sin competencia), reclutamiento externo/interno, preselección, etc.

3. “Las características personales son ya más importantes que las técnicas o profesionales” (lo importante es el interior): las competencias está ahí incluso para personas ajenas a los RRHH. “Sí, estaba buscando una auxiliar de ayuda a domicilio, sobre todo que sea apañada y trabajadora”. Estas cualidades no están en la hoja de vida pero sí que deben manifestarse en la entrevista de trabajo.

4. “Es una arma de doble filo” (o como los locos, no me fío). El candidato con mejor formación y experiencia no siempre es el candidato seleccionado; por el contrario, sí hay candidatos que en principio parten con desventaja, en cuanto a su cualificación, pero que demuestran que pueden ser los mejores para el puesto.

Razones justificables o no, seguro que esta escena del film francés Recursos Humanos (Laurent Cantet, 1999,) directamente extraída de mi Taller de Entrenamiento en Selección “Una Entrevista de Cine….” os ayuda a reflexionar sobre el tema. Espero que os guste.
video

4 comentarios:

Ana dijo...

Muy interesante tu reflexión, sin embargo creo que los nervios en sí no son del todo malos. Son un acto instintivo, desde que la humanidad era más "mona" que homínida y los reflejamos en situaciones que escapan a nuestra "esfera de comodidad". En la entrevista, nos mantienen alerta, con una necesaria tensión para no perder de vista los detalles ni la comunicación no verbal, por eso creo que debemos aprender a controlarlos. Ánimo con tu blog!

Yoriento dijo...

Hola José Angel, muy buena reflexión, te he visto muy seguro haciéndola¡ ;-)

En parte estoy con Ana en el sentido de que cierta ansiedad "natural" es inevitable pero también aconsejable.

Quizás el mayor problema es la ansiedad creada entre tanto consejo arbitrario y general de supuestos expertos sobre las entrevistas de selección.

Los candidatos están más tranquilos cuando no intentan prepararse temas un tanto artificiosos que no se sabe realmente para qué servirán en cada entrevista concreta puesto que cada selección es muy particular, y a veces poco profesional.

Mejor concentrarse en los básico. De hecho, el vídeo que pones es todo un ejemplo al respecto ;-)

Un saludo¡

El Candidato dijo...

Para Ana: Ya lo dice uno de los protagonistas de nuestra escena, "creo que es normal tener un poco de miedo". Úsalo a tu favor.

Para Yoriento: Estoy contigo. Un buen ejemplo son las llamadas "Killers Questions". Todavía no acierto a entender su verdadero propósito: ¿se trata de obtener respuestas seguras que ya conocemos?.

Muchas gracias por participar a los dos; me comprometéis a continuar más allá de la actividad propuesta por Nacho Talentic. Un abarzo.

Yoriento dijo...

No te sientas comprometido, simplemente bloguea cuando te apetezca, a ver qué va pasando, no? :-)

Y felicidades por tu paternidad¡